¡Qué complicado parece iniciar keto!

Una de las primeras ideas que nos viene a la cabeza cuando comenzamos a investigar sobre la dieta cetogénica, es que resulta muy complicado seguirla correctamente, que hay que calcular macros, que no sabemos cuando estamos en cetocis … y un millón de cuestiones más que nos hacen pensar que tal vez es demasiado complejo. Sin embargo, como todo en la vida, es cuestión he ser metódicos al inicio, observar cómo nos sentimos e ir buscando nuestra propia versión de keto según nuestras necesidades.

 

Cuando algo nos beneficia y poco a poco comenzamos a sentirlo y verlo en nuestro cuerpo, se genera una motivación suficiente como para seguir; y, como alguien me dijo una vez, estas cosas son como un baile. Primero tienes que aprender el estilo, fijarte bien y repetir los pasos, y luego se te dará de manera aa natural, ya sin pensarlo.

 

Pero ¿Cómo sé si lo estoy haciendo bien?

Los primeros días en una dieta cetogénica varían de una persona a otra. Aquellos que ya llevaban un estilo de vida más o menos saludable, puede que no sientan casi ningún efecto secundario; y quienes estén muy acostumbrados a comer altas cantidades de carbohidratos, comidas procesadas y grasas no saludables, , tal vez lo pasen fatal, pues su cuerpo se estará desintoxicando y al inicio pedirá la glucosa que cree que le falta. Ya sabemos, cada quien es único.

 

Al cabo de más o menos una semana o 10 días (depende de cada persona) después de iniciar este estilo de vida y haciendo las cosas de la mejor manera posible, podremos comenzar a estabilizarnos y a sentir que nuestro cuerpo va respondiendo mejor. Ya no nos dará hambre entre comidas, no nos sentiremos cansados ni con dolor de cabeza o con otros efectos del inicio de la cetocis y entonces sabremos que nuestro cuerpo comienza a adaptarse a quemar grasa para producir energía.

 

A partir de allí, seremos capases de detectar lo que nos hace sentir mejor o peor, qué tipos de alimentos nos van bien y nos sacian por mucho tiempo, cuánto y cuándo nos sienta mejor comer, etc. Es decir, que podemos ir haciendo ajustes a medida en que comencemos a escuchar las señales de nuestro cuerpo. Mientras lo hagamos, vamos por el buen camino y lo notaremos en nuestro humor, nuestros niveles de energía y, si iniciamos con esta dieta por perder peso, nos alegrará ver que la báscula se mueve rápido.

¿Cómo puedo llevar un mejor control al inicio?

Como habíamos dicho, al principio es buena idea controlar lo más posible lo que hacemos en nuestra dieta para poder aprender a llevarla y adaptarla a nosotros; y la mejor manera de hacerlo, además de usar una aplicación que rastree nuestra ingesta de grasas, proteínas y carbohidratos, es llevar un diario donde podamos ir escribiendo nuestras observaciones; así, será más fácil detectar situaciones o alimentos para poder cambiarlos en caso de que no nos sintamos como nos gustaría.

 

En mi caso, yo llevé un diario bastante estricto más o menos un mes, pero a medida en que me fui adaptando, lo dejé de hacer, e incluso hoy en día casi ya no escribo nada, pues soy capas de observarme y escuchar a mi cuerpo.

En conclusión:

Si te da miedo comenzar este estilo de vida por lo complicado que parezca, no te preocupes. Todos los que ahora estamos felices con él hemos pasado por allí. Efectivamente hay una curva de aprendizaje como en muchas cosas en la vida, pero la recompensa vale la pena para mejorar tu salud y sentirte súper bien. Además, no hay una única versión de dieta cetogénica; y mientras sigas los principios básicos, podrás adaptarla perfectamente a tu forma de vida, hábitos e incluso compartirla con otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.